Brevedades casi-literarias

PARTIDAS Y LLEGADAS


     Mi amigo se acaba de ir y aún resuenan sus pasos por el sendero cubierto de hojas secas.

     Mi amigo es como el silencio, mi amigo es la risa, mi amigo es el ruido de la hojarasca. Mi amigo es como la luna que siempre está para iluminar las oscuridades y ahora que se ha marchado ha dejado en la estancia un hilo de perfume que es apenas imperceptible. 
     Su risa y sus palabras se han quedado en los huecos de las cosas habitando los vacíos hasta su próxima llegada.